Sélectionner une page
ISEFF 2022

SRI AUROBINDO
YOGA MANDIR

Ashrams educativos en Nepal

Una educación integral en la alegría y la dignidad del ser.

El Sri Aurobindo Yoga Mandir es una organización yóguica que pretende dar a los niños desfavorecidos de Nepal, uno de los países más pobres del planeta, un futuro digno y responsable, alegre y próspero.

El extraordinario destino de un niño del Himalaya

Ramchandra Das es un hombre notable con un destino increíble y extraordinario. Nacido en un establo al pie de una pequeña y remota aldea del Himalaya, dejó a sus padres, seis hermanos y amigos a los 12 años, sin avisar a nadie para que no se detuvieran sus planes, y partió a pie hacia la India. Su objetivo: encontrar trabajo y ganar dinero para ayudar a su familia. Pero nada ocurre como él imaginaba. De las familias a los vagabundeos por las calles, aterriza en el ejército indio a la edad de 12 años y medio. En contra del consejo de todos, se marchó a los 15 años para convertirse en un Sadhu, un monje mendicante. Aprendió el hindi, el inglés y el mundo leyendo periódicos y libros, y el sánscrito de los maestros de los ashrams en los que se alojaba; luego se convirtió en profesor a los 17 o 18 años en estos mismos ashrams. Con casi 21 años, descubrió a Sri Aurobindo, el ashram de Pondicherry y a La Madre (fundadora de Auroville). Permaneció allí durante más de 10 años antes de que la vida le obligara a regresar a Nepal.

Una misión divina

Ha olvidado su lengua materna. Descubrió la miseria de los niños en las calles y decidió actuar. Con los pocos ahorros que había acumulado en una cuenta durante sus años como profesor en la India, compró una pequeña y vieja casa de barro en las alturas de Katmandú, sin agua, sin electricidad, sin aseos y sin carretera de acceso. Comenzó a acoger a niños, en primer lugar a los de sus hermanos y hermanas, para enseñarles. Todos vivían juntos en las cuatro pequeñas habitaciones de la casa, que servían de dormitorio, cocina, comedor y aula. Al cabo de un año, su hermana se unió a él para cuidar de los niños. Vivieron en esta casa hasta 40 años.

Educación e instrucción :
un conjunto coherente, completo e integral

Todo el mundo está involucrado en todo. Enseña a los niños a cultivar verduras de forma orgánica y a cocinar poco a poco… a cuidar las pocas vacas que han comprado mientras ahorran dinero… a enseñar lo que han aprendido a los más pequeños, tanto en la escuela como en la vida cotidiana. Les enseña a hacer incienso natural.

Una filosofía integral anima y guía toda la vida de la organización. Está siempre presente, integrada en el trabajo y en la vida cotidiana con toda sencillez. Cada momento, cada acción y cada uno participa en esta filosofía global, lo mejor que puede. Desde Ramchandra hasta los más jóvenes, el ejemplo es la primera enseñanza.

Fe y confianza absolutas

El ashram creció: un molino, un edificio, porque la casa se quedó pequeña, cabañas… y finalmente, una verdadera escuela tras 10 años de existencia. Se construyó otro ashram en el sur de Nepal, donde el terreno era más barato. Este será el granero del ashram.

Y la organización sigue creciendo, impulsada y guiada por una fe sin límites que hace milagros: cada vez más niños, nuevos edificios para albergar a todos, cada vez más establos para las vacas y casas de huéspedes para acoger a los visitantes extranjeros. Su trabajo se está dando a conocer en todo el mundo. Ramchandra viaja al extranjero para compartir su riqueza, enseñar yoga y cocina nepalesa, pero sobre todo para vender productos del ashram y recaudar fondos para continuar su labor.

Para su 20º aniversario, se está construyendo un tercer ashram en el pueblo natal de Ramchandra, un verdadero ashram para adultos, dedicado a la vida espiritual.

La organización celebrará su 30º aniversario el 24 de abril de 2023.

Una gran familia de la alegría

Hoy, el Sri Aurobindo Yoga Mandir es una gran familia de unas 250 personas, la gran mayoría de las cuales son niños de entre 0 y 15 años, una treintena de jóvenes estudiantes de instituto y universidad, otra treintena de jóvenes de entre los primeros niños que se han convertido en jóvenes adultos y que continúan la aventura para ayudar a esta familia única en el mundo, y finalmente, una docena de adultos de entre 30 y 80 años. El visitante que llega allí por primera vez se ve sorprendido por este hormiguero humano vivo, ligero, armonioso y sobre todo alegre.

Desde 1993, más de mil niños han podido completar sus estudios y aprender a cuidar una casa, una granja, a cantar, a bailar, a meditar, a practicar yoga y otras disciplinas, y también a hablar inglés. Se han convertido en seres completos, dignos y responsables, profundamente arraigados en la vida cotidiana y práctica, así como en una espiritualidad viva aplicada a la vida, como Ramchandra, el niño del Himalaya que se convirtió en yogui y padre de una de las familias más bellas del mundo.